15 de febrero de 2016

Ahora que soy Mamá

Una de las bendiciones mas grandes que Dios me ha podido regalar, es el ser mamá. Cuando Carla, del blog Wiser Girls 1, me invito a hacer esta colaboración junto con Juleny del blog Zona Jule-Blogger no dudé en decir que si. Que mejor que contar la experiencia mas maravillosa de mi vida.

Mi travesia a la mejor cita a ciegas de mi vida comenzó el 19 de Febrero del 2015, el día que me enteré que estaba embarazada. Los sentimientos me arroparon, incertidumbre, emoción, miedo y amor me invadieron, y por un mensaje de texto y una foto se lo dije a mi esposo. El 23 de Marzo fue la primera vez que escuchamos su corazoncito, y tuvimos su primera foto, y ahi fue cuando caí en cuenta de todo lo que estaba pasando.


19 de Febrero 2015, me entere que estaba embarazada

Los meses pasaron, mi pancita iba creciendo y creciendo. Sus primeras pataditas, los dolores en las caderas, mis primeras contracciones.

En mis 40 semanas


Mis primeras contracciones
41 semasas, 23 de Octubre comenzó la mejor cita a ciegas!
Luego de 29 horas, nació el mejor regalo del cielo
Ser mamá me ha cambiado de tantas maneras. El amor que uno siente por un hijo es inigualable, es saber que darías la vida por el, sin pensarlo dos veces. ¿Las amanecidas? Todas valen la pena. Esa manera en que nuestras miradas se unen solo emanan amor. Los buenos días son una sonrisa, su olor llega hasta el alma. Cuando sus pequeñas manitas tocan mi cara, me derrito de amor.

Ser mamá me ha hecho una fiel creyente del amor de Dios. Me ha hecho creer mucho mas en el poder de la oración. Todos los días oro porque Dios le de muchos años de vida y salud a mi hija, y para que me de mucha salud para poder verla crecer, convertirse en una mujer de bien. Mi hija ha sido la mayor demostración de que Dios si existe.

A la vez, ser mamá me ha hecho entender y aprender muchas cosas. Entendí que el dolor se olvida cuando ves por primera vez a tu hijo, que su primer llanto es el principio de la mejor aventura que tendré. Ahora entiendo el porque mi mamá me mira de la forma que lo hace. He aprendido a confiar en mis instintos, pues ellos siempre aciertan. Sus llantos, no todos son iguales. Aprendí cuando es por hambre, sueño, gases, pañal y hasta cuando necesita tus brazos. Ser mamá es aprender a diario, pues la vida se convierte en una de aprendizaje constante.

Su dolor es mi dolor. Secar sus lagrimitas parten el alma. Vivo por sus sonrisas y carcajadas! Sus balbuceos son las conversaciones mas adorables. Cuando le toca alimentarse me doy cuenta de lo importante que soy en su vida, pues su mirada me lo confirma. Cuando duerme en mi pecho, no quiero moverme, para poder disfrutar esa cercania. O cuando duerme en su cuna, se ha vuelto una costumbre pararme al lado solo para asegurarme que esta respirando.

Definitivamente, ser madre me ha cambiado la vida por completo. Ahora no importo yo, si no, ella. Mi mundo gira alrededor de ella. El amor que le tenia a mi esposo ha crecido, por que al mirar a mi hija veo el amor de ambos encarnado en un ser perfecto, adorable, inocente, irremplazable. El día en que mi hija nació, y escuche su llanto por primera vez, supe que mi vida se había completado. Que Dios contesto mis oraciones. Hoy tengo una hija hermosa, la que ilumina mi vida entera, una bolita de amor puro. 



Cuentame, como tu vida a cambiado desde que te convertiste en mamá?

Recuerda pasar por aqui para que conozcas la experiencia de Carla y por aquí para que conozcas la opinion de Juleny.

Bendiciones!

2 comentarios:

  1. Hermoso, Sin duda no hay milagro mas grande y bello como el de la vida. Como dice una cancion "como no creer en Dios si me ha dado los hijos y la vida". Nuestros hijos son la luz de nuestros ojos.

    ResponderEliminar